Sofisticación y discreción

A las chicas japonesas les da muchísimo reparo, que se oigan ciertos ruidos mientras hacen sus necesidades. Hasta para algo tan primario, son exquisitas. No lo digo con envidia, bueno, igual algo si; vaaaale, la envidia me corroe al verlas tan monas, con esos cutis perfectos y esos rasgos que me parecen de lo más atractivo.

En occidente, hay quien apaña lo de ciertos sonidos escatológicos, descargando directamente el agua de la cisterna, hasta varias veces si es necesario, pero es poco ecológico…

En Japón, con gran brillantez, se ha resuelto el problema colocando unos artefactos que hacen el suficiente ruido como para poder evacuar con tranquilidad y glamour, como debe ser.

La sofisticación llevada a límites insospechados: en algunos aseos, hay unas máquinas que imitan el ruido de las cisternas, para así camuflar “otros ruidos”.

20130828-200547.jpg

Si para colmo, una se encuentra con unas cuantas botellas de Möet Chandon (en mi opinión, sobrevalorado) decorando la encimera de los lavabos, ¿no es para sentirse como una reina?

20130828-202530.jpg

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Guía para perderse en Japón. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s