Subida al Cabezo de la Mata

20120826-192925.jpg

Saliendo de la central de Morca, tomamos el sendero para hacer la subida al Cabezo de la Mata. Una ruta sencilla, con poco desnivel (430 metros) y con una pequeña dificultad al final del trayecto, justo antes de llegar a la cima. Una buena iniciación para quienes no solemos hacer senderismo.

En teoría la ruta cuesta algo más de una hora hacerla, pero a nosotros nos costó casi dos horas y es que no puedo controlar mi compulsión por hacer fotos. Para colmo y desesperación de mis compañeros llevaba además del móvil, la cámara de fotos, y es que cada dispositivo tiene su personalidad a la hora de hacer y sacar las instantáneas.

Entre la flora y fauna de la zona, pinos, robles, hayas, acebo, muchísimo acebo, hasta en arboles de gran tamaño! Me sorprendió ver tanto, ya que se supone que es especie protegida. Debe ser que en el Moncayo ha encontrado buen refugio.

No es que yo sea muy de campo pero gracias a nuestro guía pudimos distinguir huellas de jabalí. Primero vimos donde había comido, luego donde había evacuado y hasta una zona de lodo donde se lo debía de haber pasado de maravilla!

Durante casi todo el camino, nos acompaña un arrollo, que primero corre a nuestra derecha, hasta un punto en que hay que cruzarlo y entonces seguirlo, dejándolo a nuestra izquierda.

Es un auténtico placer caminar bajo el cobijo de las ramas de los árboles, que se unen sobre el sendero, tapando el sol y evitando así que pasemos mucho calor, sobretodo teniendo en cuenta que el día que hicimos la subida estábamos en plena ola de calor! El día anterior hacía un calor tan sofocante que sólo se estaba bien en la bodega de la casa del pueblo!

El último tramo se complica un poco y hay que escalar alguna pequeña roca. Yo para subir no tengo problema, lo que me da miedo es la bajada, pero es bueno que uno se enfrente a sus miedos y los supere, y si además lo has pasado bien, has respirado aire sano, has hecho un buen ejercicio y has salido indemne, la euforia está garantizada… demasiado oxígeno quizás!

Las vistas desde la cumbre del Cabezo de la Mata son espectaculares: se pueden ver perfectamente los tres circos glaciares del Moncayo, las inconfundibles Peñas de Herrera, pueblos cercanos, como Añón y hasta tierras de Soria y Navarra.

Completada la ruta y ya de bajada, hicimos una parada para reponer fuerzas, al lado de una fuente de agua potable, en la que habían echado un tronco. Qué relajante era escuchar el sonido del agua, acallado el ruido de nuestras tripas y con la satisfacción de haber completado la subida y bajada del último tramo con dignidad (eso para mi implica sin caerme de culo).

Nos falló haber llevado una botica de vino para acompañar la cuña de queso que llevamos para almorzar, junto con el delicioso pan de pueblo, auténtico, con miga, de ese que es tan ancho que cortas un trozo pequeño y sale un bocata cuadrado del tamaño de un pan de molde. Como decía mi cuñado lo de las barritas energéticas es para aficionados modernos de ciudad!

20120826-193120.jpg

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Beauty Overdose, Splash about y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s